Cosas que pasan cuando una vive en Chinatown (I)

Yo creo que es una ventaja, por ahora, vivir en Chinatown. Y creo que a la larga, es una apuesta de futuro!
Eso si. Ayer creí ver un conato de Yakuza japonesa (ya!! ya se que la yakuza es la japonesa. Y que un chino y un japonés no es lo mismo! Pero alguien sabe si la mafia china ya tiene nombre? Seguro que si.) en la calle y me asusté un poco. Si! 7 chinos repartidos estratégicamente por la acera de la calle mirándose unos a otros de un lado a otro …en fin! me pareció un poco sospechoso. Peor creo que más bien fue mi imaginación porque en general estos chinos son muy pacíficos.Sobretodo son comerciantes. O eso parecen, porque todos tienen un negocio. Bolsos, zapatos, ropa, peluquerías, tiendas de reportajes fotográficos para sus bodas, cibers y “chinos a cien”! Ahora nuestra típica tienda de los 20 duros es de los chinos!

Todos vienen a comprar aquí al mayor porque Chinatown está llena de bolsos falsos, imitaciones de Nike que se llaman Mike, kimonos que no son de seda…collares…cinturones! Que luego compraremos mucho más caro en las tiendas del centro.

Qué pasa? Pues que una también se contagia de esta fiebre mercantil y acaba valorando las ventajas del shopping “BBB”, que es en teoría, “Bueno-Bonito-Barato”…peo que en el caso de Chinatown yo creo que la única B que tiene es la de Barato!

Efectivamente, todo lo malo se pega y una va perdiendo el sentido de lo que debe o no comprar, puede o no ponerse. En fin! De lo que es el respeto por tu persona e imagen, una pierde todo el glamour, en definitiva.

Entonces te ves comprando unas zapatillas a 8 euros que acabas regalando porque no te las has podido poner nunca de lo duro que te resulta el plástico pegado a tu piel, o te compras aquella camiseta que se desintegra a la primera lavadora…en fin!
En otro capítulo que se podría titular “Shopping en Chinatown” lo acabo de explicar.

Pero es que hay otra cosa peor en la que puedes caer si vives en Chinatown. Si! Ir a la peluquería de los chinos.

Hay muchas y lo único y principal que te atrae de ellas es, reconozcámoslos, sus maravillosos precios hiper baratos y, va! Porque no! el loable deseo de integrarte con una comunidad que es cada vez más grande. En definitiva! Quieres ser cool…y vas a los chinos!! (otros dirán: eres una rata! Y quieres ahorrar pasta!)

Ir a la peluquería en el barrio requiere de grandes dotes de paciencia! A priori ya sabes que no debías haber vuelto, eso es lo que dijiste la primera y última vez que fuiste (te hiciste aquel pos-it mental que decía: recordar! no volver nunca a la peluquería china!). Pero claro, pasan las semanas, los meses y una se olvida.
Entonces vas otra vez y sólo recuerdas el “pos-it mental” cuando, una vez sentada en la butaca, ves acercarse hacia ti aquel chino a lavarte la cabeza y lo segundo que le ves, después de su cara (que suele reflejar un: soy chino. llegué ayer. no me entero de nada de lo que me dices!) son sus manos y lo siguiente son aquellas uñas enooormes que tiene. Y tú piensas? Noooooooo. Por favor!! Que no me toque con esas uñas. Pero parece que no te puedes mover de la silla y…si…lo hace! Y tú…como eres criada y educada en esta cosa de no protestar vas y te dejas lavar la cabeza por el chino Fu-Man-Chú con sus uñas enormes.

Entonces empieza a llenarte y llenarte la cabeza de champú. El champú te lo aplican directamente con el pelo en seco, ya se han encargado ellos de ponerle agua al champú, no a tu cabeza. La fórmula no sé a qué viene y quien la inventó, pero funciona. No sé si abarata costes, ahorra champú…o yo que sé. Lo que sé es que tu cabeza a los 3 minutos de que Fu-Man-Chú con sus uñas lleva masajeándote parece una gran nube de algodón blanca. Ahora, eso si, no cae ni un poco de champú fuera de ella. Tienen gran destreza, como si fuera un malabarista, lo va recogiendo del cuello para volver a ponerlo arriba del todo. Yo creo que muchos de ellos no eran peluqueros en China sino gente del circo, con gran tradición en ese país, pero que aquí no tiene mucho futuro, y entonces han tenido que buscar nuevas profesiones.

El gran algodón blanco de champú se va haciendo más grande en tu cabeza y esto no te molesta tanto como verte de esa guisa en el espejo! Quiero decir? Vale que te lo hagan…pero que te pongan de cara al espejo y veas como crece el champú en tu cabeza además de ver las uñas del chino!! Aghh! Eso…eso es lo denigrante! A eso le llamo yo una verdadera tortura china!!

La operación se dilata en el tiempo y dura más de lo higiénicamente necesario. A ver! Que me lave la cabeza ayer mismo! No puede ser que necesite tanto tiempo para que este limpia. Además a cada nueva pasada de Fu-Man-Chú con sus uñas yo siento que me va quedando menos cuero cabelludo y ahora ya sólo pienso si no tendré que ir al hospital después a que me pasen topiónic por las heridas!

Y sigo sin decir nada! Ya lo sé! Pero, cómo le digo al chino que sólo sabe decir hola y adiós en español que por favor se corte las uñas?

Que aquí, en el mundo occidental, que España ya lo es de muy occidental, los hombres no llevan las uñas largas. Es más cuando ves a uno que las lleva suele ser en uno de estos dos casos (que yo conozca! Postear si conocéis más…please):

1. es guitarrista, y se le podría perdonar, pero a mi! Lo siento! Me da igual de asco!
2. solo lleva una de larga, y suele ser la del dedo meñique. Y… Dios! Todavía somos unos cuantos los que no sabemos, ni queremos saber, para que sirve!

En fin!! Creo que debería ser una tarea de la administración aleccionar en estas pequeñas costumbres a los nuevos ciudadanos. Sobretodo me refiero a los que ponen un negocio como en este caso de estética. No sé! Necesitas tantos permisos para abrir la peluquería, no? Pasa por allí el inspector y pregunta:

-A ver! Sr. Xiung! Permiso del ayuntamiento…?
-Lo tengo
-Licencia municipal…?
-La tengo
-Uñas cortadas…?
-Ahh! Mmmmmmm
-Ara! Ahí te he pillado!
Y multa al canto! No?

Bueno!
Como sea…yo no vuelvo a la peluquería de Fu-Man-Chú desde aquel día. Y es que la sola idea de perder otra vez parte de mi cuero cabelludo a manos (o mejor dicho a uñas!) de aquel peluquero…
Aghhhhhh!!
Me pone los pelos de punta!

😉

PD. Para que veáis q no me invento nada, la pelu en cuestión es: “Peluquería Ming Ren – Min Jian”

c/Ali Bei, 25 – Barcelona

Ir y lo comprobareis!

Anuncios

3 Responses to “Cosas que pasan cuando una vive en Chinatown (I)”


  1. 1 ayakis agosto 25, 2006 en 12:45 pm

    Pues si hermanita!!!…he de decir que he sido testigo de los efectos de eso de probar las peluquerias chinas.Nunca te olvidare de regreso a casa, con ese “crepado made in china”….ni el dolor de espalda de tu madre después de recibir el masage energico de Fu Man Chu, no masaje capilar…no, masaje casi integral y de aquellos dados con tipo Karateka!!jejeje

  2. 2 ana agosto 25, 2006 en 12:48 pm

    Pues si! Tambien te dan los famosos masajes karatekas! Después de la cabeza, bajan cuello abajo hasta mitad e la espalda. Yo le advertí a mamá cuando fué que eso iba a ocurrir. Afortunadamente no le rompieron ningún hueso!! En fin! Otras maneras de entender la peluquería!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




en su día dije…(no se me tenga en cuenta!)

Páginas


A %d blogueros les gusta esto: