Raúl y Elisenda

Fue un sábado cuando la conocí.

El domingo siguiente me fui a vivir con ella. No me lo pidió. Yo tampoco a ella. Pero una tarde me presente en su casa con una bolsa en la que llevaba casi toda mi ropa y allí me quede. Nunca volví al piso compartido. 
Supongo que deje allí alguna cosa más pero lo que fuera, nunca lo eché de menos. Hablé un par de veces más con mis compañeros de piso y en cada conversación les prometía una visita, pero nunca lo hice.

El mes siguiente ella ya estaba muerta y quince días más tarde moría yo. 

La noche que nos conocimos, aquel frió sábado de enero, nos fuimos a la cama sin saber nuestros nombres. Fue la mañana siguiente, cuando me despertó ofreciéndome una taza de café, cuando me lo dijo: 

-Me llamo Elisenda. Y sonrió. 

 La misma sonrisa que me había atrapado la noche anterior cuando me crucé con su mirada clavada en mí desde la otra punta de la sala de aquel bar. El bar al que iba cada sábado desde hacia al menos dos años. Jamás la había visto antes. La habría recordado.

Me incorporé en la cama y ella me alargó el café del que ella también bebía. Cuando acabé puse la taza en el suelo y la abracé. Fue un abrazo largo durante el cual le susurré mi nombre al oído.

-Me llamo Raúl

Y nos besamos. Entonces aún no sabía que estaba enferma y nunca supe de qué exactamente. Jamás le pregunté. Supe que algo pasaba cuando dos semanas más tarde, se presentó su madre dando portazos. Ella le abrió con desgana y durante más de media hora discutieron. Que por qué no contestaba sus llamadas, que por qué había dejado el tratamiento, que por qué se empeñaba en seguir allí sola. Yo lo oía todo desde el dormitorio hasta que salí al salón. Entonces aquella señora de aspecto triste y cansado paró de gritar y sollozar y me clavó la mirada mientras me escaneaba de arriba abajo.   

-Este es Raúl, dijo Elisenda.

Yo no dije nada. No pude decir nada. No hubiese sabido qué decir. Le bastó sólo un segundo para girarse de golpe y dirigirse a la puerta. Antes de cerrarla, entre lágrimas, le dijo, muy bajo:

-De verdad! No sé por qué estás haciendo esto! 

Entonces se fue, cerró la puerta y tras de sí sólo quedó un gran silencio

Durante unos segundos nos miramos a los ojos sin decirnos nada, hasta que ella, desde el otro lado del salón, sonrió. Me sonrío, tal y como había hecho aquella primera noche en la otra punta del bar, y su cara se iluminó.Yo entendí por su mirada que aquello no había pasado, que no había visto a su madre y que nunca había escuchado aquella conversación. Cada uno siguió con lo que estaba haciendo y jamás hablamos sobre ello.

Al día siguiente no estaba cuando me desperté. Pasaron días sin verla. Volvió una tarde de domingo con un enorme pastel de chocolate que nos comimos juntos en el sofá, desnudos bajo una manta, después de hacer el amor. Ella tenía esa sonrisa clavada en su cara. Y a mi sólo me contagiaba esa alegría.

Yo salía por la mañana y volvía por la tarde. Dejé de ver a mi família y a los amigos. Nunca supe exactamente qué hacia ella. Una noche mientras mirábamos aquellas estrellas fluorescentes del techo de su habitación, me preguntó:

-Qué harías si supieras que sólo te quedan unas semanas?

-No lo sé, respondí. Realmente no lo sabía.

Y un ligero pinchazo de dolor me golpeó en el pecho y tuve que respirar a fondo, porque por un segundo sentí mucho miedo!

Y tuve que cogerle la mano y apretársela muy fuerte, así hasta que nos quedamos dormidos.

 Las semanas siguientes, sin planearlo casi, salíamos cada día. Yo deje de ir al trabajo. Simplemente caminábamos sin rumbo por las calles. Nos sentábamos horas en algún parque. Y mirábamos. Observábamos a la gente. La calle, los cohes, las nubes, los árboles.

Eramos como espectadores en primera fila de un gran teatro, y toda esa gente actuando para nosotros.

Y eso fue lo que hicimos. Simplemente. Durante dos semanas. No hicimos nada más.

La tarde que murió estábamos en el barrio. La llevé a casa y la acosté en la cama.

Yo me tendí a su lado, le apreté la mano y juntos nos quedamos mirando las estrellas.

Jamás volví a salir de aquella habitación.

nubes.jpg

Anuncios

24 Responses to “Raúl y Elisenda”


  1. 1 gemma teacher marzo 20, 2007 en 3:18 pm

    Tia… ANA! A qué viene esta historia tan triste????????
    You’re scaring me! Everything ok?
    love!

  2. 2 ana marzo 20, 2007 en 3:28 pm

    jajaja!!
    It’s not that sad?
    it is?

    Don’t freak out!!It’s just something i had writing…playing to be a writer!

    Like Lily says in one of her songs:

    “Yees! I’m fine! it’s wonderful”
    I having the time of my life”!

    muacs!

  3. 3 gemma teacher marzo 20, 2007 en 3:48 pm

    Glad to hear that!!!! maybe it’s the weather then…!

  4. 4 CRIS marzo 20, 2007 en 4:26 pm

    Aunque yo ya sabia que todo bien…tambien he pensado, joder, que tristeza!! que pasa?

    Ya sabes que mi inglés no es muy bueno, así que me he perdido, lo has escrito tu??

    Besos

  5. 5 ana marzo 20, 2007 en 4:33 pm

    A ver! Es sólo una historia. Un algo inventado. Y si! claro que es mía!
    😉

    Y es romántica…no triste!

    😉

  6. 6 estrellita la fantastica marzo 20, 2007 en 6:18 pm

    Esta Elisenda podría ir de la mano de una que me se yo que se llama Helena y todavia no sabe si suicidarse, que tiene una depre de caballo però todavia no tiene muy claro cual es la causa, y creo que finalente se acabarà muriendo y descansando en paz…. Porque hay veces que lo triste es bonito, y no tiene porque ser un sintoma de nada malo. Simplemente, la tristeza, la muerte o la depresion son cosas que nos producen tanto dolor que les tememos, y nos cuesta un enorme esfuerzo darnos cuenta que son parte de la vida también, aunque duelan.
    Ya te digo yo que tenemos que ponernos y hacer una brain storm! A ver si sale algo bueno, lo vendemos a la productora de mi primo y nos forramos!!! Coño! Quizas hasta nos den un Oscar por el mejor guion original… ja ja ja
    De sueños también se vive!

  7. 7 CRIS marzo 20, 2007 en 9:20 pm

    Has de reconocer que no es a lo que nos tienes acostumbrados…así que el tema, asi de pronto, como que impacta.
    Pero está guay, romántica si, pero tambien triste…;-)

    Besos

    (Por cierto, los primos de Carles, que se casan en julio, se llaman Elisenda y Raúl)

  8. 8 Jo... marzo 20, 2007 en 9:52 pm

    Qué pasada!
    Me encantó!
    Eso es el amor y lo demás son hóstias!
    Y no he podido evitar imaginar el fotograma final!
    Una historia absolutamente romántica…

  9. 9 ana marzo 21, 2007 en 7:10 am

    Tú si que me entiendes cariño!!!
    Y gracias! (que te haya encantado!)
    😉

    No esperaba menos de ti!
    jeje!

  10. 10 gemma teacher marzo 21, 2007 en 8:10 am

    HEY!Q a mi tb me ha gustado… lo q pasa es q me parecio MUY triste y no entendia muy bien si estaba relacionado con tu estado de animo! Anyway… muy bonita!

  11. 11 Edu marzo 21, 2007 en 8:30 am

    mi compañero de trabajo dice:
    “Vuelve la bestia,…. si, muchos post sin decir nada pero este,… este,… me ha inspirado,…de donde ha salido este texto,… de tu cabeza?,…de tus viajes astrales?,… coño, bonito?,.. bonito el culo de la J Lo, o las tetas de la Elsa Pataki..pero esto?,…esto parece salido de una peli checa de los años 70,… en fin,… si se piensa demasiado,… ya se sabe ‘La soledad es al amor lo q la fe a la religion'”
    Edu

  12. 12 ana marzo 21, 2007 en 8:39 am

    A ver…por-fa-vor!!!

    Le dices a la “bestia” que se tranquilice y se tome una tila!!

    Que el concepto de “belleza” puede variar dependiendo de los ojos con los que se mire, ya lo sabiamos…y este comment nos lo confirma, eso…y que mis TROLLS siguen en su línea!

    (q conste que tienen cierto “margen de acción”…porque en el fondo…muy en el fono, eso! pues tienen buen fondo!)

    😉

  13. 13 Sonia marzo 21, 2007 en 8:47 am

    Jodeerrr, he elegido el día menos apropiado para leer este post. Estoy con la que nos visita todos los meses,y entre eso y la entrada de la primavera, ando con las emociones a flor de piel.
    Bonita historia.Se te da bien…Y ahora a ver si soy capaz de seguir currando…

  14. 14 ana marzo 21, 2007 en 9:08 am

    Ok, ok, ok!
    Vaya! Si que me sabe mal!Nooo! Anímate!!

    😉

    Mientras actualizo con post nuevo…y para animarte Sonia cariño!
    he ido a buscar alguna cosa diver y/o curiosa al diario (normalmente siempre hay una!)
    pero chica..hoy ni una!

    no sé….sólo se me ocurre…
    que fuerte lo de la Pataky, no?

    😉

  15. 15 amigogay marzo 21, 2007 en 10:40 am

    Hola anna…

    Qué decirte… claro que debo de decirte algo!! supongo que pa esto es el frame que stoy utilizando…

    Hay una historia coreana, de un hombre que se muere y sabe que se muere.. PERO NO LE DICE NADA A LA CHICA!!!.. eso se llama elegancia.

    y la peli… no recuerdo cómo se llama… Muy romántica.

    Y… Que fuerte lo de la Pataky!!

  16. 16 amigogay marzo 21, 2007 en 10:43 am

    sorry… hay un acento que no va…en… no recuerdo como se llama (9a linea)

  17. 19 Sonia marzo 21, 2007 en 2:14 pm

    Qué es eso de la Pataky? Que ando mas despistada yo que un pulpo en un garaje

  18. 20 gracia marzo 21, 2007 en 6:42 pm

    Qué bonita historia cuentas. Nosé cómo llegué aquí pero, salté de un sitio a otro y vine aquí a parar. Pués sí, a propósito de la sonrisa, lo importante es…no perderla nunca por completo.

  19. 21 ana marzo 22, 2007 en 7:47 am

    Hola Gracia!!

    Gracias por entrar…y quedarte…y comentar!
    Bienvenida!

    Si…es gracioso esto del “surfeo” por los blogs…y como vas petar a un sitio sin mucho orden ni concierto!
    Luego te enganchas a unos y a otros no!

    A ver si te quedas por aqui y nos hacemos unas risas!
    😉

  20. 22 francina marzo 23, 2007 en 9:05 am

    TIA, ANA, ETS UNA ARTISTA DE LA LITERATURA!
    quina historia més maca tia, romantica a saco!
    m’ha encantat! encara tinc els pels de punta tiaaaa!!!
    i ara tinc ganes de plorar…snif…

    petonest guapa!
    passa-ho bé al mati amb la ex-workmate gemma!!!!!!!!
    jo tb vull veniiiir !!!
    MUAC

  21. 23 ana marzo 23, 2007 en 9:30 am

    alaaaaa tia! como te pasas!!!
    jajaja!!

    gracias anyway!
    me gusta que te guste!!
    un besazoooo a mi diseñadora favorita!!

    😉

  22. 24 francina marzo 23, 2007 en 12:19 pm

    de pasarme nada!!!
    a més està molt ben escrit…no vols dir que t’hi hauries de dedicar???

    que passis molt bon finden!
    SEE YOU SOOOOON!!!
    ***queda pendent q et passi les fotos!jejeje I’LL DO IT!!!
    MUAK


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




en su día dije…(no se me tenga en cuenta!)

Páginas


A %d blogueros les gusta esto: